fbpx

PÉRDIDA AUDITIVA,

¿QUÉ ES?

La pérdida auditiva es un mal que afecta a miles de personas en el mundo entero y puede ser el resultado de varias razones, entre ellas: genética, exposición al ruido, edad, enfermedades y traumas.

Una persona con deficiencia auditiva es aquella que tiene algún grado de insensibilidad al sonido. Por otro lado, una persona sorda es aquella que no logra percibir sonidos aun con la ayuda de prótesis auditivas.

Por lo tanto, en la mayoría de los casos es posible minimizar los efectos de la pérdida auditiva con el uso de audífonos analógicos o digitales.

El diagnóstico deberá ser hecho por un profesional de la audición (otorrino o audiólogo) y por una evaluación audiológica (audiómetria).

TIPOS DE PÉRDIDA AUDITIVA

Es el caso de cualquier lesión o problema en el oído externo o medio, impidiendo que las ondas sonoras sean llevadas al oído interno. Las pérdidas auditivas conductivas generalmente son leves o moderadas y pueden ser temporales en muchos casos.

Las pérdidas auditivas conductivas no son necesariamente permanentes, pueden ser reversibles con uso de medicinas, cirugías o aparatos auditivos.

Es el caso de lesión o problema en el oído interno o al largo del sistema auditivo periférico. Pueden ser clasificadas en leves, moderadas, severas o profundas.

La pérdida auditiva neurosensorial es permanente, pero en la mayoría de las veces los aparatos auditivos ayudan mucho. Este tipo de pérdida auditiva también es conocido como coclear o retrococlear.

Es la combinación entre la pérdida auditiva conductiva y neurosensorial, o sea, un problema en ambos oídos (interno y externo).

SÍNTOMAS Y CAUSAS DE LA PÉRDIDA AUDITIVA

• Tus familiares y amigos dicen que el sonido de tu TV es muy alto.
• Sientes que tus familiares y amigos murmullan cuando hablan.
• Cuando alguien habla bajo o susurra, sientes dificultad para entender.
• En una fiesta o en algún lugar con mucho ruido, sientes dificultad para oír lo que están hablando.
• A veces dejas de atender el teléfono o el timbre de la casa porque no los oíste sonar.
• Muchas veces las personas dicen que tu gritas o hablas muy fuerte.
• Es común que pidas a las personas que repitan lo que te dijeron.
• Tus amigos y familiares te insinuan que tienes pérdida auditiva.
• No escuchas el canto de los pájaros, goteo del agua o tic-tac de los relojes.
• Sientes dificultad para entender la letra de las canciones cuando escuchas la radio.

• Oír música a muy alto volumen en los auriculares.
• Hereditario (genética).
• Envejecimiento: una de cada tres personas entre 65 y 74 años tiene algún grado de deficiencia auditiva. Después de los 75 años, esta proporción aumenta.
• Trabajo en ambientes de ruido excesivo, como fábricas, aeropuertos etc.
• Infecciones causadas por enfermedades como meningitis, sarampión, paperas y escarlatina.
• Reacciones adversas a medicamentos: algunos antibióticos y otras drogas usadas incorrectamente pueden afectar el funcionamiento del tímpano.
• Cuidado pre-natal inadecuado, principalmente en países en desarrollo.
• Cera o objetos externos que bloqueen el canal auditivo.

¿QUÉ ES EL AUDIOGRAMA Y LA AUDIOMETRÍA?

El audiograma es el resultado gráfico de un exámen de audiometría, en el cual son testadas la capacidad auditiva de una persona.

El eje horizontal del gráfico (topo) muestra la frecuencia de sonidos, que varían desde el más grave hasta el más agudo. Y el eje vertical (izquierda) muestra la variación de intensidad del sonido, que es medida en decibelios (dB). Cuanto más grande, más alto será el volumen del sonido, como en el caso de aviones, camiones en movimiento etc.

El oído externo capta y conduce el sonido al canal interno hacia el tímpano, que vibra conforme las ondas sonoras que son recibidas.

Ya que el oído medio comprende el tímpano y tres pequeños huesos (martillo, yunque y estribo), estos huesecillos vibran conjuntamente con el tímpano, amplificando y conduciendo el sonido al oído interno.

Finalmente, el oído interno (también llamado cóclea) contiene un fluido que recibe las vibraciones de los huesecillos y que acaba, entonces, moviendo las células ciliadas dentro de el. Estas, a su vez, envían impulsos eléctricos al nervio auditivo que los transmite hacia el cerebro, interpretándolos como sonidos.

ASÍ FUNCIONA EL OÍDO

Para comprender mejor la pérdida de audición, en primer lugar, es importante saber cómo funciona el oído. El oído se divide en tres partes: oído externo, oído medio y oído interno.

El oído externo recoge y envía el sonido a través del conducto auditivo externo hasta el tímpano, que vibra en función de las ondas sonoras recibidas.

El oído medio comprende el tímpano (membrana timpánica) y tres huesecillos: martillo, yunque y estribo. Estos huesecillos vibran junto con el tímpano, amplifican el sonido y la transmisión de ésta al oído interno.

Por último, el oído interno (también llamado cóclea) contiene un fluido que recibe las vibraciones de la cadena de huesecillos y por lo tanto mueve sus células de pelo. Estas células de pelo, por lo tanto, envían impulsos eléctricos al nervio auditivo que los transmita al cerebro, lo que puede interpretarlos como sonidos.

//]]>