fbpx

Estrategias de prevención de la pérdida de la audición en los niños

Estrategias de prevención de la pérdida de la audición en los niños

Según la Organización Mundial de la Salud, 466 millones de personas en todo el mundo padecen pérdida de audición discapacitante, de las cuales 34 millones son niños.  Por pérdida de audición discapacitante se entiende una pérdida de audición superior a 40dB en el oído con mejor audición en los adultos, y superior a 30dB en el oído con mejor audición en los niños.

Muchas personas no saben que el 60% de la pérdida de audición en la niñez se puede prevenir, sin embargo, cuando es inevitable, se cuenta con una cantidad de intervenciones y soluciones que pueden contribuir a que los niños que se ven afectados, puedan lograr el desarrollo pleno de sus potencialidades.

Dentro de las causas de la pérdida de audición en la niñez, existe un alto porcentaje prevenible,  más del 30% de casos estudiados son consecuencia de enfermedades (rubéola, meningitis, paperas, sarampión, entre otros), también existe un 17% que se debe a complicaciones perinatales (prematuridad, bajo peso al nacer, asfixia perinatal, ictericia neonatal, entre otras), otro 4% se debe a la administración de medicamentos ototóxicos a las embarazadas y recién nacidos, situaciones que se podrían evitar.

Dentro de las medidas o estrategias que se pueden adoptar para reducir la pérdida de la audición en los niños, se encuentran:

Prevención de enfermedades. Apoyando los programas de inmunización, incluyendo las vacunas en los programas nacionales de inmunización, informando a las comunidades los riesgos de las enfermedades como la rubéola congénita, la meningitis, las paperas y el sarampión.

Mejora de la atención materna y neonatal.  Apoyando los programas de salud de la madre y el niño, enfocándose en la prevención de la prematuridad, bajo peso al nacer, asfixia perinatal, infecciones congénitas por citomegalovirus, mejora de la nutrición, fomento de parto seguro, tratamiento de infecciones neonatales.

Realizar pruebas de audición a temprana edad. Apoyando los programas que se enfoquen las pruebas a recién nacidos y lactantes, iniciando intervenciones apropiadas para detectar y autonomizar a los niños con pérdida auditiva congénita o de aparición temprana, realizar pruebas de audición en los escolares encaminadas a detectar o referir los casos y tratar las otitis comunes.

Regular el uso de medicamentos ototóxicos. Reducir al mínimo los peligros que entraña su uso indiscriminado. Cuando es inevitable recurrir a ellos, el monitoreo audiológico periódico ayuda a establecer la existencia de pérdida de audición en sus primeras fases.

La prevención es una de las herramientas más eficientes para disminuir los casos de pérdida de audición en los niños. En soluciones auditivas contamos con personal capacitado para realizar las pruebas necesarias y mejorar la audición de nuestros pacientes.

Fuente: OMS (Organización Mundial de la Salud)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp Pregunta por WhatsApp
//]]>